Imagen de cargando

Base de datos

Nuevo Reglamento de Andaluciá

 

 

COMENTARIO

 

ASÍ SON LAS NUEVAS PUYAS

El Reglamento andaluz, en su artículo 46 especifica que las puyas tendrán “forma de pirámide triangular de acero, con aristas o filos rectos y caras planas, y sus dimensiones, apreciadas con el escantillón, serán: 26 milímetros de largo en cada arista, por 19 milímetros de ancho en la base de cada cara o triángulo. Estarán provistas en su base de un tope de madera o plástico PVC que sujete la pirámide.

El referido tope, de forma cónica, deberá tener 25 milímetros de diámetro en su base inferior y 50 milímetros de largo, terminado en una cruceta fija de acero, de brazos en forma cilíndrica, de 50 milímetros desde sus extremos a la base del tope y un grosor de 8 milímetros”.

El artículo 46.4 especifica que en las novilladas picadas se emplearán puyas de las mismas características, “pero se rebajará en 3 milímetros la altura de la pirámide”.

 

 

Los toros podrán ser indultados en todas las plazas con el nuevo Reglamento Taurino

La norma, aprobada por el Gobierno andaluz, amplía el catálogo de festejos

Las reses lidiadas en corridas de toros y novilladas con picadores podrán ser indultadas en las 119 plazas permanentes de la comunidad autónoma, mientras que hasta ahora esta prerrogativa sólo se aplicaba en 11 cosos, los de primera y segunda categoría. Esta es una de las principales novedades que introduce el Reglamento Taurino de Andalucía, aprobado por el Consejo de Gobierno.

El indulto supone el máximo reconocimiento para el toro, que es devuelto a los corrales y posteriormente a su ganadería, donde se le destina a la reproducción para preservar la raza. Lo otorga el presidente de la plaza exclusivamente en corridas de toros y novilladas, a petición de la mayoría del público, del ganadero y del diestro.

La nueva norma actualiza la legislación estatal vigente desde 1996, haciéndola más flexible y menos intervencionista en aspectos como la regulación de los tipos de espectáculos y la presidencia de los festejos. Su elaboración ha contado con una amplia participación y ha incorporado buena parte de las sugerencias presentadas por un centenar de colectivos y personas. Este texto completa la normativa de la Junta en el ámbito de la Fiesta y viene a sumarse a los ya vigentes reglamentos de Escuelas Taurinas (2001), Plazas de Toros Portátiles (2001) y Festejos Taurinos Populares (2003).

Además de la referida al indulto de toros, otra de las principales novedades recogidas es la ampliación del catálogo de espectáculos, en el que se da cabida a nuevos festejos como los denominados festivales mixtos (que reúnen distintos espectáculos en un solo), tanto benéficos como no benéficos, o los de recortadores (arte de esquivar al toro mediante quiebros y sin protección). También se recoge la posibilidad de continuar ampliando el catálogo en un futuro si la evolución de la Fiesta lo precisa.

En comparación con la normativa estatal, el reglamento andaluz define con mayor claridad las condiciones asignadas a los distintos tipos de plazas (permanentes, no permanentes, portátiles y de esparcimiento), además de reforzar los requisitos sanitarios y de instalaciones médicas. En este sentido, se exige la presencia de una UVI móvil, que deberá estar homologada por la Junta de Andalucía, y se prohíbe explícita y taxativamente iniciar cualquier espectáculo taurino sin la presencia de los médicos y ambulancias.

Respecto a las plazas permanentes, la principal novedad es la incorporación de La Malagueta de Málaga en el grupo de la 1ª categoría, en el que también se integran La Maestranza de Sevilla y Los Califas de Córdoba. Como plazas de 2ª categoría se consideran las de Almería, Algeciras, El Puerto de Santa María, Jerez de la Frontera, Granada, Huelva, Jaén y Linares, mientras que las restantes se encuadran en la 3ª categoría. Esta división es determinante a la hora de fijar desde los seguros a los precios de las entradas o los salarios de los profesionales.

Aficionados

La nueva normativa refuerza también tanto la figura del aficionado como la del torero. Se modifica así la regulación de la Presidencia de las plazas para hacer posible que cualquier aficionado ocupe este cargo, hasta ahora reservado a funcionarios de la escala superior y mandos de la Policía Nacional en las capitales de provincia y a alcaldes y concejales en el resto de los municipios. La única limitación que se establece ahora es la de no tener intereses directos en la fiesta.

Las delegaciones del Gobierno de la Junta designarán a los presidentes de las plazas de 1ª y 2ª y los alcaldes en las de 3ª y portátiles, salvo que el Ayuntamiento sea el organizador del festejo (en cuyo caso la atribución corresponderá a la Administración autonómica). La elección deberá realizarse atendiendo a criterios de conocimiento, independencia, experiencia y profesionalidad.

Además, los aficionados tendrán derecho a ser oídos en los reconocimientos de reses previos a los festejos (a través de dos representantes de las asociaciones de espectadores del municipio), así como a acceder a la documentación del evento. Estos nuevos derechos se suman a los ya habituales relativos a puntualidad, ocupación de localidad y devolución de la entrada en caso de suspensión, aplazamiento o cambios en el cartel.

    Junto a la figura del Presidente, también se regulan las del Delegado de la Autoridad (hasta ahora denominado delegado gubernativo), los alguacilillos y los monosabios. El primero será miembro de los cuerpos de seguridad y actuará como máximo responsable del callejón y del cumplimiento de las normas que rigen en este espacio, especialmente las prohibiciones de consumir alcohol y de permanencia de personas no autorizadas.

Suertes y trofeos

 La nueva reglamentación introduce relevantes modificaciones en la suerte de varas, al reducir tanto las dimensiones de la puya como el peto protector de los caballos y el peso de estos animales, que disminuye en 50 kilos para hacer el conjunto más proporcional al toro. El número e intensidad de los puyazos se dejan a decisión del matador, aunque en las plazas de 1ª categoría se establece un mínimo de dos entradas al caballo.

En la suerte suprema también se modifican los tiempos para primar la rápida muerte del animal, de forma que la faena dure aproximadamente 10 minutos, contando los tres avisos a partir de la entrada a matar.

Al igual que en la normativa estatal, el reglamento taurino de Andalucía responsabiliza al ganadero de la integridad de las reses y de que los toros no estén "afeitados" hasta que se celebra la corrida. La diferencia es que, cuando haya sospecha de manipulación de astas, el festejo podrá llevarse a cabo bajo su responsabilidad y con la condición de que posteriormente se hagan las comprobaciones oportunas. Por su parte, los análisis de sangre y orina de reses y caballos si se aprecian comportamientos extraños durante la lidia se podrán realizar a instancias del torero y de la empresa organizadora del festejo. Anteriormente, esta potestad quedaba reservada sólo a los veterinarios.

Otra medida novedosa recogida en el reglamento es la posibilidad de que el presidente y los veterinarios señalen las reses en la ganadería (reconocimiento superficial previo al más exhaustivo que se realiza en la plaza) para evitar traslados innecesarios hasta los cosos.

En cuanto a los trofeos, se unifican los criterios para la salida a hombros de diestros y rejoneadores en las plazas de primera, fijándose como requisito básico el de cortar dos orejas al mismo toro. No obstante, en La Maestranza de Sevilla se mantiene la tradicional exigencia de cortar tres orejas para salir por la Puerta del Príncipe.

Con el fin de regular plenamente el sector y asegurar la competencia leal, se crean dos registros, el de Profesionales Taurinos, donde deberán inscribirse al menos los matadores de toros, los novilleros, rejoneadores, banderilleros, picadores, toreros cómicos y mozos de espada; y el de Empresas de Espectáculos Taurinos, en el que en el plazo de un año habrán estar inscritas todas las compañías que pretendan organizar festejos en la comunidad autónoma, previo depósito de una garantía de 25.000 euros.

Finalmente, el nuevo reglamento taurino establece el reconocimiento de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Córdoba como centro de referencia para la investigación y la docencia en torno a la cabaña brava en Andalucía, comunidad donde se contabilizan más de 300 ganaderías.

La consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo, ha señalado tras la reunión del Consejo de Gobierno, que el nuevo reglamento ajustará la fiesta del toro a la realidad del siglo XXI y anunció que entrará en vigor antes del Domingo de Resurrección. Naranjo dijo que en la última temporada este espectáculo ha congregado en los cosos taurinos andaluces a dos millones de personas.
 

horizontal rule

 

 

INCLUYE CAMBIOS EN LA CLASIFICACIÓN DE LAS PLAZAS

Andalucía estrena un nuevo reglamento taurino

 

-Se podrá analizar la sangre y la orina de las reses si se comportan de forma extraña durante la lidia

 

-Se prima la rápida muerte del animal para que la faena dure aproximadamente 10 minutos

 

-A partir de ahora, cualquier aficionado podrá ser presidente de la plaza

 

EFE

SEVILLA.- El nuevo Reglamento Taurino aprobado por la Junta de Andalucía entró en vigor este martes y se comenzará a aplicar de forma inmediata. La normativa modifica numerosos aspectos de las suertes de varas y la suerte suprema, recoge que cualquier aficionado puede ser presidente de una plaza y autoriza a indultar toros en los cosos de tercera categoría, así como una nueva clasificación de las plazas. 

 

El Reglamento Taurino hace una clasificación de las plazas de toros de la comunidad autónoma en la que La Malagueta pasa a ser de primera categoría junto a las de La Maestranza de Sevilla y Los Califas de Córdoba, se amplía la catalogación de los espectáculos recogiendo algunas modalidades que llevan realizándose años como los festejos de recortadores o los festivales mixtos, y se establecen dos registros -el de Profesionales Taurinos y el de Empresas y Espectáculos- con el fin de regular el sector y asegurar la competencia leal.

 

Entre los principales cambios que se podrán apreciar en los cosos andaluces destaca el referido al indulto de las reses en las corridas de toros y las novilladas con picadores. Hasta ahora tan sólo se podían otorgar indultos en las 11 plazas de primera y segunda categoría existentes en Andalucía, mientras que con el nuevo Reglamento Taurino esta potestad se extiende a las plazas de tercera categoría, con lo que se podrán conceder en las 119 plazas de la comunidad autónoma.

 

El público también podrá observar cambios en la lidia. En la suerte de varas se reducen las dimensiones de la puya y el número e intensidad de los puyazos se dejan a decisión del matador, aunque en las plazas de primera categoría se establece un mínimo de dos entradas al caballo.

 

En la suerte suprema se modifican los tiempos para primar la rápida muerte del animal, de forma que la faena dure aproximadamente 10 minutos, contando también los tres avisos a partir de la entrada a matar. Además, en las plazas de primera y segunda categoría se exige la presencia de un puntillero profesional.

 

En cuanto a los trofeos, los diestros y rejoneadores tendrán que cortar dos orejas al mismo toro para poder salir a hombros por la Puerta Grande de las plazas de Córdoba y Málaga, ambas de primera categoría. En Sevilla, también de primera, se mantiene la exigencia de cortar tres orejas para salir por la Puerta del Príncipe.

La presidencia al alcance de todos

En el palco de la presidencia también caben los cambios, pues a partir de ahora cualquier aficionado podrá acceder a la presidencia de una plaza, una potestad que ha estado limitada en las capitales de provincia a los funcionarios de la escala superior y mandos de la Policía Nacional y en el resto de los municipios a alcaldes y concejales.

 

La elección de estas personas estará en manos de las delegaciones del Gobierno de la Junta en las plazas de primera y segunda y de los alcaldes en las de tercera categoría y portátiles. Se hará en función del conocimiento de la Fiesta, de su independencia, experiencia y profesionalidad, con la única limitación de no tener intereses directos en la misma.

 

Además, el Reglamento hace especial hincapié en la seguridad de las plazas y prohíbe explícitamente iniciar cualquier espectáculo taurino sin la presencia de los médicos y ambulancias, entre las que deberá haber una UVI móvil homologada por la Junta de Andalucía. También recoge los elementos de seguridad que debe reunir cada tipo de coso, aunque otorga un plazo de cinco años para su adecuación.

 

Respecto a las reses, el Reglamento responsabiliza al ganadero de su integridad hasta que se celebra la corrida y de que los toros no estén 'afeitados', pudiendo celebrarse la lidia bajo su responsabilidad cuando haya sospecha de manipulación en las astas, que se comprobarán posteriormente. También se podrán realizar análisis de sangre y orina de las reses y de los caballos si se aprecia un comportamiento extraño durante la lidia.

 

Asimismo, se contempla la posibilidad de que el presidente y los veterinarios señalen las reses en la ganadería (un reconocimiento previo y superficial antes del que se realiza en la plaza) para evitar traslados innecesarios hasta los cosos, donde se someten a un examen físico exhaustivo donde por primera vez los aficionados tendrán voz.

 

El Reglamento Taurino de Andalucía reconoce a la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Córdoba como centro de referencia para la investigación y la docencia en torno a la cabaña brava de la comunidad autónoma, donde existen más de 300 ganaderías.

 

La entrada en vigor del texto, que fue aprobado el pasado 21 de marzo por el Consejo de Gobierno de la Junta, supone la culminación de un proceso legislativo que ha estado marcado por la participación de todos los colectivos del ámbito taurino, desde los aficionados a los profesionales, y que ha permitido adecuar la ley estatal (de 1996) a la realidad de la Fiesta.

 


<< Atrás

Categorías relacionadas:

Visita nº:
108109